Los nuevos bancos sin comisiones amenazan a la banca tradicional

La tecnología y el uso de los smartphones está modificando nuestros hábitos diarios. Hacer la compra, consultar la actividad bancaria o elegir restaurante son cosas que hace unos años tenías que hacer de forma presencial pero ahora solo necesitas un smartphone conectado a Internet.

Si a esto le sumamos que el coronavirus ha limitado los contactos sociales y los desplazamientos, vemos como el uso de aplicaciones móviles se ha disparado durante los últimos e incluso aquellos que no querían pasarse al sector digital, han terminado por tener que utilizarlo para facilitar su día a día.

Los nuevos bancos digitales

Entre todo este cambio, encontramos en el mercado nuevos bancos o entidades financieras que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Estos nuevos bancos digitales ofrecen a los usuarios algunas ventajas que la banca tradicional hasta ahora ni se había planteado, como eliminar las comisiones en la retirada de efectivo fuera de nuestro país, entre otras.

Hablamos de bancos como Revolut, N26 o Bnext, aunque en el listado de bancos sin comisiones encontramos otros bancos más conocidos como Openbank (del Banco Santander) o ING con su cuenta nómina.

La mayoría de estas entidades bancarias han decidido eliminar las comisiones para atraer a un público joven, acostumbrado a utilizar las nuevas tecnologías y que evita desplazarse a oficinas bancarias.

Este recorte de personal e infraestructura es justo lo que necesitan los bancos para poder ofrecer cuentas sin comisiones, ya que de otra forma tienen que abonar costes de alquiler, equipos y personal. Los bancos sin comisiones prefieren un trato digital, poniendo a disposición del cliente un servicio de atención telemático a través de teléfono, app móvil o correo electrónico (email).

Las propias aplicaciones móviles de estos bancos se encargan de añadir un botón de ayuda con el fin de resolver las preguntas más frecuentes e intentar evitar las consultas. El servicio de atención al cliente es uno de los pilares para lograr confianza entre los consumidores, por lo que es importante dar una buena atención o intentar resolver el problema mediante los recursos que nos proporciona hoy en día Internet.

Algunos de estos nuevos bancos no nos cobran comisiones siempre y cuando tengamos la nómina domiciliada con ellos. Para cambiar nómina del banco tendremos que valorar los costes y si el actual banco nos obliga a estar con ellos a cambio de otras ventajas. Es lo que comúnmente se llama portabilidad de nómina.

Es fundamental leer correctamente toda la documentación cuando vamos a abrir una cuenta bancaria, ya que así evitaremos problemas a la hora de pagar comisiones.

En la actualidad tenemos mucha más oferta en cuanto a entidades que no cobran comisiones, por lo que os recomendamos investigar a fondo las opciones disponibles y decantarnos por una que sea segura y nos transmita confianza.