Préstamos rápidos sin aval: ¿qué debes mirar además de la rapidez?

Los créditos online y préstamos rápidos han crecido en solicitudes en los últimos años. Se erigieron como gran alternativa a la banca tradicional, que presentó obstáculos a la fluidez habitual de liquidez durante la crisis económica y en los años posteriores. Han crecido muchos las financieras online que proponen créditos online, y tanta es la competencia que cada una juega sus propias bazas para atraer clientes, de manera que el mercado va siendo más y más competitivo.

Se trata, además, de un producto cada vez más desestacionalizado, según estudios publicados por las propias financieras, que recogen en informes el comportamiento general de sus clientes. Si antes se solicitaba un dinero extra en épocas de especial consumo, como la Navidad o las vacaciones de verano, ahora su uso se ha extendido a otros meses del año: la Semana Santa, la vuelta al cole en septiembre, el Black Friday…

El consumidor de este tipo de productos financieros debe conocer bien lo que está adquiriendo. Las financieras online disponen de toda la información que necesita conocer el cliente en su web, de manera que no hay riesgo de que se quede nada importante atrás. Pero, a la hora de elegir, la rapidez no es lo único que cuenta.

Rapidez real

Aunque la rapidez no sea lo único que cuente, si es uno de los elementos más importantes. Este tipo de préstamos y créditos están pensados para cuando el usuario se encuentra en un apuro, como un arreglo inesperado, una multa o, en definitiva, algo con lo que no contaba. No dispone de dinero hasta que no vuelva a recibir su nómina o tenga acceso a su fuente de ingresos estable, pero necesita el dinero ya.

Todas las financieras online suelen anunciar eso de la rapidez a bombo y platillo, y algunas incluso se aventuran a dar un plazo de pocos minutos que, eso sí, tiene su letra pequeña. Unas son más rápidas que otras pero, ¿cómo saberlo?

Se puede intuir que el uso de plataformas de verificación como Instantor reduce de manera significativa el tiempo del procedimiento. No es necesario entregar mucha documentación, porque es la plataforma la que recopila rápidamente la información del solicitante y genera un contacto con él, según explica CCLoan.

La privacidad, siempre importante

Por necesitado que esté de liquidez en un momento determinado, el usuario no renuncia a su privacidad en ningún momento. Hay financieras más comprometidas que otras con algo tan sensible como la privacidad, así que tanto sus plataformas como aquellas externas con las que trabajan (como la mencionada Instantor o Pich Verify) ofrece las máximas garantías.

Evitar la filtración de datos debe ser una prioridad, y esto puede hacerse a través de la eliminación del análisis de viabilidad una vez el proceso ha concluido. Asimismo, deben asegurar que ningún tercero acceder a la plataforma.

La premisa, en definitiva, es que se proteja la confidencialidad. El certificado VeriSing SSL o el sistema de encriptación Trust-e ofrecen buena pista de la preocupación de una compañía por proteger a sus usuarios.

Los intereses y el tiempo de devolución

Es bien sabido que el tipo de interés marca la cantidad que un cliente debe devolver, sumado a la cantidad que ha solicitado. Es decir, indican el precio de un préstamo. Para conocerlo, lo mejor es mirar la TAE, la Tasa Anual Equivalente, porque incorpora el tipo de interés nominal, las comisiones y el plazo de la operación.

La TAE se puede expresar de diferentes maneras, y aquí es donde el consumidor puede hacerse un lío. El tiempo al que se refieren, anual, no parece muy útil para micropréstamos que tienen un periodo corto de devolución asociado.

Lo mejor, pues, es hacer uso de los simuladores de estas financieras online, que te permiten saber qué cantidad específica, en euros, se debe devolver junto con el capital prestado. Lo que se da en los simuladores y comparadores, en todo caso, es un mínimo desde el que partir. En cuánto se queda el préstamo dependerá, al final, del estudio de solvencia.

Algo a tener en cuenta también es que, como regla general y aplicada a todos los productos financieros, cuanto más tiempo se tarde en devolver un préstamo o crédito, más caro saldrá.

El compromiso con la ética

Siendo un producto al que se recurre en momentos puntuales y una operadora con la que no se adquiere una relación a largo plazo, no se trata de pedirle a la entidad que colabore con proyectos sociales, pero sí algo muy básico: que sean eficaces a la hora de comprobar los datos de sus clientes, y justos al hacerles llegar la propuesta.

Al margen de eso, hay financieras online que muestran más empatía con la situación de cada cliente, contemplando aplazamientos o proponiendo soluciones en caso de demoras. Está claro que, aunque todas quieran ganar, no todas son iguales.