Lujo español como marca España

Preocupados como estamos en hacer marca España, entre otras cosas para rehabilitar todos los males producidos en los ocho años de gobierno zapateril, tal dia como hoy hace 5 años se creó el Círculo Fortuny.

Un foro común al sector español de las marcas culturales y creativas de prestigio para promover y defender su entidad propia, sin ánimo de lucro y promoviendo la construcción de la marca España. Se trata de la única asociación aceptada internacionalmente como interlocutora y representante de España de las empresas e industrias dedicadas al sector de los productos y servicios de alta gama.

Las marcas fundadoras de este Círculo fueron entre otras: Loewe, Marqués de Griñón, Lladró, Carrera y Carrera, LA Organic para sumarse recientemente, Gastón y Daniela,Finca Cortesín y Sha Wellness Clinic, por citar sólo a algunas.

Círculo Fortuny debe su nombre a Mariano Fortuny Madrazo, pintor, grabador, fotógrafo y diseñador textil, considerada una de las mentes más creativas del siglo XX. Entre los objetivos de esta asociación se encuetran promover el reconocimiento del sector español de marcas de alta gama creativas y de prestigio y potenciar la imagen de la marca España. Igualmente, busca impulsar la formación, difundir los beneficios que genera su actividad, dar acceso a una red internacional de empresas con las mismas inquietudes y aspiraciones, potenciar la imagen de las marcas así como representar y defender los intereses comunes de los miembros ante instancias nacionales, comunitarias y terceros países.

El presidente de honor, Enrique Loewe, y el ejecutivo Carlos Falcó, marqués de Griñón, fueron los encargados de dirigir el encuentro que se celebró este viernes en el Casino de Madrid. Ana Botella, alcaldesa de la capital y amante del lujo, afirmó que encuentros de este tipo son fundamentales para desarrollar el término de excelencia. Una simple palabra que los populares quieren rescatar del olvido pues indica la aspiración por llegar a lo más alto en cualquier ámbito de la vida.

A continuación tomó la palabra Emilio Lamo de Espinosa, doctor en Derecho por la Universidad Complutense y en Sociología por la de California que se quejó en primera instancia de las portadas consecutivas que ha dedicado Financial Times a lo mal que va la economía española. Acto seguido defendió la marca España como forma de mejorar las exportaciones patrias e incrementar el empleo.

Además de potenciar cómo ven al país en el extranjero, hay que ver la percepción que en la propia España hay de los productos nacionales, dijo el profesor, pues a veces estamos peor considerados por nuestros compatriotas que por nuestros potenciales competidores. “Las marcas son importantes en todos los niveles”, dijo Lamo que sugirió la importancia de hacer más promoción publicitaria de todo lo nuestro.

También comentó que hay estereotipos que califican a todos los países pero que prefiere eso a Estados que carecen de identidad como es el caso de Bélgica o de Paraguay. Concluyó diciendo que en la zona Asia Pacífico España no existe y habría que hacer esfuerzos por remediar ese anonimato.

Como moderador de la mesa actuó Iván Martínez-Cubells, director del Fuera de Serie. Un producto similar al How to spend it del Financial Times. De hecho, surgió cuando Recoletos pertenecía al Grupo Pearson. Iván estuvo flojito en el turno de preguntas y engolado en el tono de voz, con lo que aportó poco a la mesa.

Isabel Borrego, secretaria de Estado de Turismo, se limitó a leer un discurso que llevaba preparado y no especialmente bien pues apenas miraba al público. Recordó que España es el tercer país más visitado del mundo y que el castellano lo hablan 450 millones de personas, dos motivos suficientes para que seamos una marca de referencia en el mercado del lujo.

España es líder en aceite de oliva, en exportación de automóviles, en infraestructuras, en energía fotovoltáica y todo esto hace que se aleje el espectro del sol y playa, de las paellas, los toros y la madre que los parió. Spain is different sigue estando vigente pero hay que dotarlo de nuevos prismas.

Por último, participó en la tertulia Armando Branchini, presidente de la Alianza Cultural Creativa Europea y gurú del lujo en la Universidad de Milán. Armando habló de que las marcas de prestigio son uno de los dinamizadores clave para el crecimiento sostenible. Contribuye,dijo, a la mejora de la economía, la competitividad, la creatividad, la innovación y el empleo. En 2011 se alcanzó un volumen de ventas a nivel global de 191.000 millones de euros empleando a cerca de un millón de personas.

Las marcas europeas, comentó Branchini, representan aproximadamente un 75% del mercado global de productos de alta gama, además, entre las 25 compañías internacionales del sector, 17 se encuentran en la UE.

A pesar de la dura crisis, el profesor milanés afirmó que en todos los países el sector del lujo ha crecido y lo más interesante: se espera que así continúe durante muchos años.

En España, la industria de empresas de alta gama mueve más de 4.000 millones de euros al año, con tasas de crecimiento medias interanuales del 12%. La contribución del sector del lujo a la economía española es altamente significativa y poco conocida.

Armando recordó antes de concluir el acto que el jamón de jabugo es patrimonio del lujo español y que el lujo español es marca España.